SOMOS SISTEMA

MI CUERPO Y YO

COMO SI ESA YO QUE A SABER QUÉ ES ESO

FUERA PROPIETARIA

DE ESTE GRAN MISTERIO

QUE ES MI CUERPO…

La canción “MI CUERPO Y YO”, del grupo BAUBO del que soy cantante, y que puedes escuchar aquí, reivindica la recuperación del cuerpo, esta parte olvidada del sistema humano y que para mí, es causa de el “kaos mundial”.

El sentimiento de soledad es resultado de la creencia de separación

Vivirnos en separación, y vivirnos como un cuerpo separado de la mente nos trae kaos individual de primeras y nos sumerge en ese kaos mundial, asi lo creo.

La creencia de separación se ha sofisticado tanto que hoy llegamos a percibirnos como atomizadas, partículas separadas las unas de las otras, sin ninguna influencia en el entorno, egoístas. Sufrimos por ello de un tremendo sentimiento de soledad que nos impregna a todas en la raíz. Este sentimiento está camuflado en algunas o mejor dicho con él taponamos el dolor, a base de armaduras defensivas a las que no les importa atacar al resto siempre y cuando esa partícula individual que creemos ser, sobreviva.

Si necesitas de la ciencia para explicarte el mundo como un sistema, busca información sobre la ya vieja teoría de sistemas, pinchando aquí

Somos en sí sistema y somos también creadoras de sistema.

Conscientes sistémicos: «sabemos»

Lo interesante de este momento histórico que estamos transitando es que nos está pillando a muchas de nosotras conscientes, entendiendo esta consciencia como la suma de tres partes (de nuevo, la idea inalterable de sistema). Somos muchas personas las que estamos entendiendo que la consciencia es trabajo interior (conócete a ti mismo), pero también es conocer el mundo en el que habitamos, la sociedad, sus políticas, sus formas de interrrelación, su cultura. Sabemos que hay fallas y que estas tienen una relación directa con nuestro kaos indivdual. Somos conscientes, muchas, no todas, pero más que ayer y menos de mañana, de la importancia de recuperar leyes sagradas, leyes espirituales, que la ciencia hoy está explicando.

Y por último, somos conscientes porque utilizamos el conocimiento interno y el externo para poner en práctica ( ENCARNAR), para accionar en el mundo, haciendo de nosotras DISIDENTES, pues sabemos que no hay otra en este mundo para REALIZAR CAMBIOS.

LA DISIDENCIA CONSCIENTE ya no se centra simplemente en criticar o quejarse del sistema reinante, sino en la CONSTRUCCIÓN de un sistema alternativo que nos vibra más, que nos INTERRELACIONA DE OTRA MANERA Y CON TODAS LAS PARTES.

SABEMOS QUE SOMOS SEMILLAS, QUE EL PROCESO ES LARGO, PERO ESO NI NOS ASUSTA, NI NOS ABATE, NI NOS FRENA, sino todo lo contrario. Entendemos el proceso porque hemos observado la naturaleza y sabemos que una semilla necesita su tiempo para germinar, para crecer hasta llegar a ser fruto.

Somos conscientes, desde la confianza absoluta, de que cada una somos piezas de valor dentro de este gran engranaje que es la Vida en este planeta, que como todas y cada una de las demás piezas, tenemos nuestro propio don y que podemos ponerlo en juego, cada cual a su manera genuina e intransferible.

Sabemos de la importancia de cada pensamiento, de cada emoción, de cada gesto que esta infinitísima pequeña partícula que somos lanza hacia afuera, hacia ese macro al que tampoco es posible poner fronteras.

Sabemos que somos repercusión, somos causa y efecto, somos energía que se materializa en actos y por ello trabajamos para elegir con sumo CUIDADO (ES DECIR QUE CUIDAMOS) LO QUE COMPARTIMOS DE NOSOTRAS MISMAS.

Sabemos, porque lo hemos experimentado que si nos centramos en abrir el corazón, físicamente, en un acto de voluntad y deseo, nos encontramos con verdades que cambian la perspectiva.

Optamos una vez realizado el trabajo en quedarnos ahi, en ese centro Cordial y desde Él, ponemosr en el centro de nuestras vidas los valores del corazón humano, corazón pensante, pues sabemos hoy de la presencia de neuronas en este órgano sagrado. Valores tales como la empatía, la compasión, el apoyo mutuo, la colaboración, son nuestros y sabemos que la suma de todos estos valores y su puesta en acción crea un sistema AMOROSO. 

Vamos aprendiendo sobre el acto de Amar.

Nos sabemos interconectadas. Hoy es algo tangible, aunque a la vez volátil, tan sutil como las ondas que corren entre ordenadores, teléfonos, y otras herramientas que nos enlazan. Nos reúne virtualmente pero podemos sentir cómo esas conversaciones nos llenan cuando después nos entregamos a poner en práctica lo que vamos compartiendo. Llevamos ideas y conocimientos de una punta a otra del planeta, aniquilando la noción de tiempo y espacio que nos contaron. Empezamos a entender la teoría de la relatividad a base de praxis. Sabemos que podemos estar en muchas partes a la vez.

Sabemos también que esta gran Red está llena de trampas, por ello vamos eligiendo qué consumimos.

Somos Cuerpo

Y en este devenir que parece llevarnos hacia la desaparición de la materia, no nos olvidamos de que somos cuerpo, habitantes de esta Sagrada Tierra, y nos sabemos materia igual de importane que la planta de tu maceta, el árbol del bosque, la inmensidad de la montaña que también es crucial para la Vida.

Somos cuerpo y las condiciones que creamos para esta parte de nuestro complejo sistema harán que la Vida en su totalidad se manifieste de una forma u otra.

Soy de las que cree que la materia que nos habita, esa energía densa que llamamos “mi cuerpo”, es guardiana de nuestra sabiduría y que si las condiciones que le damos a esa sagrada materia son adecuadas podemos llegar a hacer lo que llamamos “milagros”, maravillas soñadas, deseadas.

Si bien la mayoría de nosotras hemos crecido en un mundo hostil para la creación de Belleza encarnada, hoy somos personas adultas conscientes y responsables de nuestros actos. Quien crea lo contrario es todavía hijo u hija del Patriarca Dominador, de esa creencia sumisa que se cuela por las células si te despitas.

Soy de las que sabe desde siempre que habitarse es una llave maestra al la transformación social. Me cuesta explicarlo porque es sobre todo experiencia, algo que pasa por la parte “materia” de nuestro sistema humano. 

Deshacer la creencia

Deshacer una creencia es tan sencillo como cojer un documento que ya no te sirve del ordenador y tirarlo a la papelera. Ahora, luego vacíala, asegúrate de que no queda resquicios. Eso es un acto mental, un acto VOLUNTARIO Y VOLUNTARIOSO: quieres y puedes, ten confianza, repite, quiero y puedo, tengo confianza.

MENTE, CUERPO Y ESPÍRITU: Esta es la composición básica del hecho de “ser” humano. Somos sistema complejo, interrelacionado. No hay “mi cuerpo y yo”, ni tampoco un espíritu fuera de ti que te domina. 

Lo habrá si quieres, porque tú tienes mucho que ver con la realidad, eres parte vital del cambio…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.