Las cosas de Oli

HolaOli

Tengo en la cabeza el bajo de la canción que Iggy se ha sacado de la manga para la nueva película de James Bond, que por seguro, es lo mejor de la película.

Me acompaña como a quien le acompaña un mantra, ese bajo simple y repetitivo.

Y también me acompaña la sensación que se me instaló en el cuerpo sobre las 10 de la noche del 30 de Enero de este año.

Tras tres días de intensa ansiedad, que no sabia de dónde llegaba, estaba tirada en el sofá, escuchando un temazo, el que está en la página de inico de esta web. Mi hija estaba en el sillón de enfrente, leyendo. Un sábado noche plácido, por fin volvía la calma a mi cuerpo… Fue entonces cuando empecé a sentir una expansión en la zona del corazón. Era como si ninguna materia ahí presente cupiera entre mis costillas, mi pecho respiraba hondo y sentía una alegría profunda, me sentí segura, en mi sitio. «Esto es Amor», pensisentí… Y no podía dejar de sonreír.

Cuando terminó el tema, me quedé ahí tirada, sintiendo ese bienestar, ese aquí y ahora…, y sonó el teléfono.

El tipo de la Ertzaina me contó, cómo bien pudo, vaya tema, que habías fallecido. Mi mente se paró, no entendía nada y a la vez tenía mucha claridad. Sentí un frío tremendo colarse por todas mis capas. Atravesó piel, músculos, huesos y llegó el hielo al centro en menos de tres segundos y ahí fue cuando empecé a tiritar sin control. Sara me trajo una manta, me abrazó muy fuerte mientras yo soltaba las primeras emociones. Lloré desconsolada durante un buen rato y ahí empezó todo.

Hoy, cuando repaso a veces los primeros momentos, sé, con ese saber que no sé donde me viene pero que es certeza.

que viniste a visitarme, que me instalaste en esa expansión y seguramente, aunque no te escuche, susurraste: «Quédate aquí, para siempre, en esta precisa emoción».

Lo sé, porque puedo recordar nitido el momento en que llegó ese mensaje, que no oí de propia voz pero que escucharon todas mis células.

Y ahí vuelvo, Oli, ahí estoy, viviendo con cierta perplejidad cómo voy llevando esto.

Sólo pienso en hacer de mi duelo un espacio tiempo para la Belleza, para conocerte de más cerca, tocando tus cosas, ordenando tus papeles, conociendo a tu tribu herida por tu partida y tan tierna; ejerciendo de hermana, desde la máxima profundidad, siento trabajar en esto de convertirme en hermana, como una elección clara en la forma de relacionarme con los demás: me encantaría ser recordada como hermana de mucha gente.

Se me ha metido en la cabeza seguir y terminar lo que desde hacía unos meses habíamos emprendido juntos, retomando la relación que habíamos descuidado cierto tiempo atrás. Obtener la dación en pago para soltar la p.. hipoteca que tanto te atenazaba. Era arduo, pero casi lo tuvimos, faltaba muy poquito. Vamos a acabarlo, yo desde aquí, y tú guiándome, Oli. Tú solo recuérdame dónde debo estar, en que lugar del Corazón, ahí dónde me acunas, me haces reír, me sostienes, yo te siento. Gracias, quédate un ratito más…

También, personalmente me mueve la reflexión que motiva todo este viaje que supone remover tus cosas… ¿Qué pasa con los objetos de quién se marcha de este plano? ¿Qué hacemos la gente con aquellas cosas que en un momento fueron importantes para alguien y por ello conservó? ¿Qué valor tiene hoy un objeto? ¿Y si siguiéramos cultivando el rito del «objeto que viaja en el tiempo? Esos objetos inmortales, no sé…. ¿Qué vale, qué no vale, cuanto vale, para qué vale… el valor de las cosas, me apetece detenerme en pensar hondo a través de todo esto.

Así que junto a un grupo de gente, Tu Gente, Mi Gente, Nuestra Gente , nos estamos inventando para que tus cosas circulen, lleguen a buenas manos, adquieran el valor de los objetos que resisten a la obsolescencia, y nos ayuden a finiquitar lo que se debe.

La foto de hoy es de un cd que andaba por tu casa durante estas tres semanas de Marzo y Abril; de orden y toqueteo, de conocer a tu tribu de más cerca, de esparcir tus cenizas el día de tu cumple por la zona Basoa del BBKLIVE, allá arriba en Kobetas.

La cosa es que el Cd se me aparecía, como la Virgen, en una mesa, sobre un estante, allá hacia donde me dirijese en la casa, estaba el cd.

Y cada vez que te miraba esa expresión tan tuya, me llenaba de Vida. No sé, Oli, me siento rara porque a veces me siento muy feliz y claro, se supone que estoy de duelo y eso del dolor. Pero no sé, yo te veo y estás en todas partes, mirándome, divertido, parece que me dices: «¡¡Menuda movida!!». Y es que me da más risa que ganas de llorar, así, de primeras, luego es cierto que un poco, pero de primeras, me das Fuerza, hermano.

A los y las que leen esto….

Aunque también encontraréis algunos de estos objetos en las aplicaciones dedicadas a esto de vender de «segunda mano», he querido poner a disposición mi «tienda virtual» y mi blog para compartir el proceso de duelo, para presentaros a mi hermano, para recordarlo durante este tramo que me toca recorrer…

No se me ocurre mejor quéhacer…

Si quieres echar un vistazo a lo que vendemos, en la tienda de la web, encontrarás algunos de los objetos que voy subiendo. Estoy pudiendo llevar esto a buen puerto porque tengo alrededor un equipazo que está echando el cuerpo para que esto rule: Lurditas, Kontxi, Miren, Oscar, Miguel, Aitortilla y Aitorcito, María, Eguz….. y Ama como puede y mis cachorros Sara y Ariel. Y muchísimos satélites. Tan agradecida…

Gracias a tí, por compartir con quién crees resuene con este proyecto, o también puedes escribirme..

Un tierno abrazo.

TAMBIÉN PUEDES CONSULTAR LAS LISTAS DE DISCOS A LA VENTA EN:

El precio, lo decides tú, en base a la orientación para precios que da la página

Y pronto, más cositas….

Y cómo no, la canción de IGGY POP…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.